La psicología del regalo ¡descubre cómo eres en función de lo que regalas!

 

Hace décadas que la psicología del regalo se afana en estudiar el fascinante universo de la psicología del regalo. Descubrir qué sentimos cuando damos o recibimos un obsequio, qué mecanismos cerebrales se activan, qué hay detrás de una costumbre tan antigua como la de regalar. No son pocos los frutos que han conseguido estos investigadores y los resultados de sus estudios son verdaderamente interesantes porque hablan de varias facetas del ser humano.

 

Lo que regalas habla (y mucho) sobre ti

 

Cuando nos proponemos regalar algo a alguien, lo que realmente vamos a hacer es enviarle a un ser querido una mensaje sin palabras. Pero este mensaje no funciona solamente en una dirección, sino que también dice mucho sobre la persona que regala. El obsequio que ofreces habla de cuán narcisista eres. Y es que si te esfuerzas mucho, la psicología del regalo sabe que están intentando dar una muy buena imagen de ti mismo. Lo que también nos muestran estos estudios es que en el cerebro causa mayor sensación de bienestar el dar un presente que el recibirlo.

 

Cuando hacemos un regalo, ¿estamos creando también una obligación en quien lo recibe? El famosísimo personaje de la serie The Big Ban Theory, Sheldon Cooper, nos da una clase magistral sobre la parte más científica del arte de regalar en este hilarante vídeo:

 

 

 

Los investigadores explican qué es un buen regalo

 

Gracias a las investigaciones de la psicología del regalo, hoy en día ya sabemos lo que es un buen regalo. ¿No te parece muy útil? Todas las veces que te has roto la cabeza pensando qué regalar y resulta que ya hay un resultado científico que te lo dice. Bueno, no es exactamente así… Pero sí hay unas bases. Regalar es un ejercicio de empatía. Para hacer un buen obsequio, lo mejor que puedes hacer es ponerte en el lugar de quien lo va a recibir.

Utilizar la empatía, pensar cómo se siente esa persona, cuáles son sus deseos y necesidades, te abrirá las puertas para hacer un regalo estupendo.

Además de empatizar, la psicología del regalo nos enseña que es esencial ser creativo. Esas dos virtudes juntas te convertirán en el regalador perfecto. Trata de dar con ideas originales, diferentes, sorprendentes. Pero recuerda siempre que más no significa mejor y que más caro no significa más bonito. A la hora de regalar, la clave no se esconde tras el precio. Y ahí va el último consejo: tómate tu tiempo. Es importante que tengas tiempo para reflexionar y que te preguntes qué es lo que quieres transmitir.

 

La psicología del regalo

 

La psicología del regalo: dime qué regalas y te diré quién eres

 

Otra de las máximas que ha descubierto la psicología del regalo es que lo que das dice muchísimo de ti y cada tipo de personalidad suele regalar a su manera. Así, la gente más narcisista tienede a hacer regalos que destacan, inolvidables y exclusivos, como por ejemplo objetos de edición limitada. Por su parte, la gente tímida y sencilla es muy buena mostrando cariño y dulzura con sus presentes, pero no presta gran atención al envoltorio.

 

Quienes sí gastan mucho tiempo escogiendo el papel de regalo son las personas perfeccionistas, las cuales normalmente empiezan con mucha antelación a pensar qué van a regalar. Los aventureros y atrevidos no suelen regalar objetos, sino experiencias. Con estos ejemplos puedes comprender qué nos ha enseñado la psicología del regalo sobre cómo reconocer una personalidad basándote en lo que te de el día de tu cumpleaños.

Entonces, ¿qué regalo?

 

Pues bien, la psicología del regalo nos ha aportado unos principios sobre qué es un buen regalo y qué transmitimos con él. Es útil valerse de este tipo de información a la hora de pensar qué regalarle a esa persona a la que tanto aprecias, no importa en qué situación: cumpleaños, bodas, ascensos, aniversarios, navidades. Todo momento es bueno para regalar.

En los últimos años se han popularizado enormemente los paquetes de experiencias y aventuras, que ofrecen packs de muy diversa índole que incluyen todo lo necesario para una práctica deportiva alocada como el rafting o el puenting, o también todo lo contrario: puedes encontrar en estos paquetes conjuntos de spa, cena romántica y noche de hotel. También existe la posibilidad de regalar vales, cursos o viajes. Hoy por hoy la tendencia es regalar experiencias y no solo objetos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll To Top