Regalar un dron

Siempre que se acercan fechas señaladas y se disparan las compras, todo el mundo quiere hacer un regalo original con el que sorprender. El problema es que en estos tiempos en los que ya tenemos de todo, y que las opciones más populares como los smartphones están tan manidas que no hacen ilusión, las posibilidades se reducen considerablemente.

Si te apetece salirte de lo más clásico y la moda que se está imponiendo este año, te recomiendo que pidas información y te dejes asesorar por los especialistas en drones, ya que son un regalo fantástico para los amantes de la tecnología. Estos artilugios a control remoto, son pequeños dispositivos que vuelan y ofrecen una experiencia de ocio cien por cien original.

regalar un dron

Además, algunos modelos vienen acompañados por pequeñas cámaras de video con las que realizar tomas aéreas de todo aquello que más te gusta. Esto los convierte no sólo en artículos de ocio, sino en herramientas imprescindibles para inmortalizar los mejores momentos con tu pandilla o familia, sobre todo si sois aficionados a los deportes de aventura. Ningún recuerdo mejor para el fin de semana en el rio que un video aéreo con los mejores momentos.

Antes de comprar un dron infórmate sobre sus características técnicas. Hay muchos modelos y no todos están recomendados para las mismas cosas. Decide sobre los intereses de la persona a la que se lo vayas a regalar. Por supuesto, un dron no es un juguete por lo que para ganar en salud, nunca le regales uno a un niño a no sea ya un modelo infantil. En las jugueterías podrás encontrarlos.

Por otra parte, cuando los drones pasan de determinado tamaño, peso o potencia, te será requerido una licencia específica para pilotarlo. En cualquier caso, si lo que tú quieres es algo sencillito no tendrás que preocuparte por esto, hay modelos amateur que no requieren de ningún permiso especial.

drones modelos

En definitiva, el ocio aéreo se ha puesto de moda. El problema radica en lo mismo de siempre, los precios. No es que los drones amateur sea excesivamente caros, en una horquilla de 150 y 300 euros tienes modelos de todas las clases y colores. Eso sí, si lo que de verdad quieres es ganar estabilidad y poder jugar grabando cosas con la cámara, vas a tener que gastarte un poquito más y apostar por algún modelo semi profesional.

No desesperes, ponte en contacto con algún distribuidor y pregúntale por las ofertas. A lo mejor tienes suerte y consigues un precio especial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll To Top